Contacto ¡Llámanos!Llamanos al 924 898 754

¿Cómo funciona nuestro sistema inmunitario frente al COVID-19?


Gracias a su alta eficacia, la gran mayoría de los infectados con el COVID-19 se han recuperado en todo el mundo y han sido dados de alta. pero ¿cómo funciona nuestro sistema inmunitario?

sistema inmune nurses dailyGracias a su alta eficacia, la gran mayoría de los infectados con el COVID-19 se han recuperado en todo el mundo y han sido dados de alta, lo que lleva a una de las interrogantes más importantes sobre esta enfermedad: ¿Cómo funciona nuestro sistema inmunitario frente al COVID-19?
Para responder a esta interrogante primero se debe tener en cuenta que el sistema inmunitario es como una orquesta bellamente compleja y por lo tanto no es nada simple, sino que intervienen una gran variedad de células y productos químicos que su cuerpo produce y que trabajan en conjunto para eliminar a un invasor extraño de su cuerpo.

EL INICIO DE LA INFECCIÓN
Una infección viral comienza cuando un virus ingresa a una célula de su cuerpo. En el caso de Covid-19, que se transmite principalmente por gotitas respiratorias, tal vez eso ocurre en algún lugar del revestimiento de la nariz o en el área de los pulmones directamente en contacto con el aire que se inhala.El virus luego se adhiere a una célula, a través de una proteína en la superficie de la célula llamada ACE-2, y se deja entrar. Allí, comienza a causar estragos.
El virus secuestra la maquinaria de la célula para hacer copias de sí mismo. Esas copias salen de la celda y luego se extienden por todo el cuerpo. Las copias ingresan a más células, hacen más copias, y así siguen, volviéndose un proceso viral, en el sentido literal.
Si el sistema inmunitario es una orquesta, su concierto empieza en esta etapa y esta dividido en dos movimientos: primero es la respuesta inmune innata y luego viene el sistema inmune adaptativo.

LA RESPUESTA INMUNE INNATA
Esta es la protección de nivel básico que debe defender contra las infecciones, incluso aquellas que su cuerpo nunca ha visto antes.
Cada célula de su cuerpo tiene su propio sistema inmune en miniatura. Sus células tiene un mecanismo para detectar la infección del virus según informa Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Facultad de Medicina de Yale.
Cada célula busca signos genéticos reveladores de replicación viral. Una vez que los encuentra, sus células “comienzan a secretar citocinas [moléculas de señalización] para decirles a las células vecinas que hay una infección viral y a su vez indicará a esa célula que produzca muchas proteínas antivirales. Cada parte del ciclo de vida viral está dirigida por cientos de genes que son inducidos por esto», refiere Iwasaki.
La respuesta inmune innata entonces tratará de detener el virus allí, pero puede fallar, como sabemos. Muchos virus han desarrollado formas de contrarrestar esta respuesta inicial al codificar proteínas que degradan algunas de estas moléculas de señalización
“Aunque tenemos este increíble sistema, los virus intentan evadirlo”, agrega Iwasaki.

EL SISTEMA INMUNE ADAPTATIVO
Si el sistema inmune innato no puede deshacerse de la infección, comienza el segundo movimiento en este concierto: el sistema inmune adaptativo. Que tiene una amplia gama de instrumentos, cada uno sintonizado para una tarea específica.
Este sistema entra entra en funcionamiento gracias a la acción de una serie de células con funciones determinadas:

– Las células dendríticas, que actúan como mensajeros del sistema inmune innato y le dicen al sistema inmune adaptativo qué proteínas virales debe buscar y destruir.
– Las células T asesinas, que cazan y matan las células que han sido infectadas.
– Las células T auxiliares, que estimulan las células T asesinas y reclutan otra clase de células llamadas macrófagos para engullir las células infectadas, y también estimulan las células B, lo que lleva todo este concierto a un crescendo.
– Las células B son críticamente importantes porque producen anticuerpos. Estas son pequeñas proteínas que se unen, específicamente, a una única parte distinta de un virus o patógeno y hacen que no pueda secuestrar sus células.
Los anticuerpos también pueden identificar invasores para que otras células inmunes destruyan, y pueden marcar las células infectadas para su destrucción antes de que un virus pueda estallar y después de que se desvanece una infección, los anticuerpos que persisten pueden evitar que el mismo virus vuelva a aparecer.

“Cuando se infecta por primera vez con el SARS-Cov-2, generalmente toma entre 10 y 14 días producir anticuerpos que sean efectivos. Esa inmunidad realmente alcanza su punto máximo entre cuatro y ocho semanas después de que te has infectado. Los anticuerpos son realmente poderosos en ese punto», revela Vineet Menachery, un inmunólogo que estudia los coronavirus en la Rama Médica de la Universidad de Texas.

EL FACTOR DEL TIEMPO
Lleva mucho tiempo porque un anticuerpo tiene que ser único para el virus contra el que está tratando de proteger. Lleva un tiempo, y algo de prueba y error, construir un anticuerpo que pueda unirse perfectamente a los contornos del virus y producir millones de copias de ese anticuerpo y es justamente en ese tiempo que le toma a todo el sistema para generar ese anticuerpo específico, en el que la persona infectada presenta una serie de síntomas que agravan su salud y en algunos casos no los resisten y mueren.

Entradas relacionadas

Deje su comentario