Contacto ¡Llámanos!Llamanos al 924 898 754

¿Por qué no debemos abusar de los antigripales?


Los antigripales son medicamentos de libre venta que alivian síntomas de resfriado, congestionamiento o gripe común.Son capaces de mitigar el dolor de garganta, de cabeza, los estornudos y/o bajar la fiebre, pero no curan el padecimiento en sí; y esto se debe a que el virus de la gripe muta cada cierto tiempo, por lo que es imposible tener los medicamentos adecuados para cada mutación.

Los antigripales usualmente están compuestos por analgésicos, descongestionantes y antihistamínicos. Los analgésicos más utilizados son ácido acetilsalicílico, acetaminofén e ibuprofeno; sirven para eliminar dolor muscular y de cabeza, malestar general, temperatura elevada e inflamación de garganta.
Por su parte los descongestionantes disminuyen el flujo de sangre en las vías respiratorias superiores (nariz y garganta), así reducen la inflamación y producción de mucosidad. Y entre los antihistamínicos encontramos loratadina, fenilefrina, clorfenamina, pseudoefedrina y bromfeniramina, que ayudan a reducir problemas como generación excesiva de moco, ojos llorosos, cosquilleo en la nariz, inflamación, congestión y sinusitis.
¿Qué pasa si abusas de los antigripales?
Ante los cambios de temperatura empieza a manifestarse la conocida gripe estacional, y para calmar este malestar muchas personas suelen abusar de los antigripales.
De acuerdo con el Ministerio de Salud (Minsa) esta peligrosa costumbre puede causar convulsiones, taquicardia, problemas cardiacos y otros daños a la salud de adultos, jóvenes y niños. Asimismo, y según el Instituto Nacional de Salud (INS), el abuso de consumo de antigripales puede producir somnolencia y alteraciones del ritmo cardiaco, especialmente si se asocian a otros fármacos que podrían poner en riesgo la vida.
Los adultos mayores, mujeres embarazadas y niños menores de 5 años, así como quienes padecen de alguna enfermedad crónica, como: insuficiencia renal, neuropatía diabética, cardiopatía, fibrosis pulmonar y asma, deben ser cuidadosas al consumir antigripales, ya que pueden empeorar sus padecimientos.
Durante las temporadas de frío, las personas suelen incrementar la dosis de antigripales al notar alguna mejoría de los incomodos síntomas del resfrío, sin embargo, esto puede provocar una intoxicación y poner en peligro la vida. Los síntomas más comunes de una intoxicación por este tipo de medicamentos son: náuseas, vómitos, mareos, somnolencia, visión borrosa y nerviosismo o ansiedad.
¿Cómo combatir los síntomas?
Ante los riesgos provocados por el abuso de antigripales, puede utilizar otras opciones naturales que servirán para calmar estos molestos síntomas, por ejemplo: los zumos de limón y naranja cargados de vitamina C y la miel expectorante son ideales para aquellos que tienen tos y dolor de garganta. Del mismo modo, las vaporizaciones de eucalipto son muy eficaces para abrir las vías respiratorias, eliminar la congestión nasal y suavizar la garganta.
Ahora que el frío empieza a llegar, cuida tu salud de forma natural y no abuses de los medicamentos.

Fuentes: Minsa, El Comercio y La República
Mas información  >>>AQUÍ

Entradas relacionadas

Deje su comentario